Ribera del Duero Añada Excepcional de 2018

en Actualidad Vinos

Los expertos han decidido por unanimidad que la cosecha de Ribera del Duero de 2018 es “Muy Buena”

El Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Duero, constituido por nueve jurados elegidos entre profesionales de la sumillería y la comunicación, tras evaluar más de 300 referencias, ha establecido que la añada de 2018 es “muy buena”.

Esto es así porque se han dado una serie de circunstancias peculiares que son especialmente infrecuentes. Las condiciones climatológicas de cultivo (frías y humedas al principio, pero cálidas al final), así como las circunstancias de una maduración tardía pero perfecta, han convertido a la cosecha en excepcional.

Ribera del Duero, la vendimia fue más larga de lo habitual, de casi un mes y medio.

Los vinos han resultado con una gama de colores extraordinarios, con mucho componente frutal, frescos y de buena acidez, equilibrados.

¡Enhorabuena a los vinateros de Ribera del Duero! ¡Y a los que bebamos sus ricos caldos!

El jurado de la Comisión Excepcional que ha evaluado la añada, ha estado constituido por los siguientes profesionales del sector:

Meritxell Falgueras, Almudena Alberca , Daniel González, Yolanda Esther Rojo y Juanjo Losada, Sonia Prince, Pilar Cavero, Gemma Vela, Manuela Romeralo.

Ribera del Duero

Los vinos de la D.O. Ribera del Duero son fundamentalmente tintos, aunque también existen rosados. La variedad de uva más característica es la denominada genéricamente Tinta del país, conocida en el mundo del vino como Tempranillo, la cual constituye más del 90% de la producción. Según las normativas del Consejo Regulador, para que un vino pueda acogerse a la denominación de origen debe incluir al menos un 75% de Tempranillo en su elaboración. En total, no menos del 95% de la uva debe ser Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec. Las uvas Garnacha y Albillo están permitidas, pero en pequeñas cantidades.

A partir de 1975 se comenzó a hablar del potencial de los vinos de la zona. La creación de la denominación de origen no hubiera sido posible sin la labor de Jesús Anadón (antiguo gerente de Vega Sicilia) y Pablo Peñalba López (antiguo gerente y propietario de Torremilanos) entre otros.

ribera del duero

El siguiente paso fue el reconocimiento provisional (1979) de la Denominación de Origen Ribera del Duero, que se constituiría definitivamente en 1982. El nombre original de «Ribera del Duero» es propiedad de Bodegas Protos y era el nombre de dicha bodega desde su fundación en 1927, pero cuando se forma el consejo regulador, Bodegas Ribera del Duero cambia su nombre a Bodegas Protos, por entonces el nombre de su marca de vino principal, y cede el derecho de su utilización al consejo regulador.8​

El consejo regulador en un principio se estableció en Aranda de Duero, aunque actualmente se encuentra en Roa. A partir de ese momento, se ha trabajado para alcanzar y mantener una calidad que ha sido reconocida tanto por los especialistas nacionales e internacionales como por los propios consumidores.

Durante el mes de marzo de 2008, el consejo regulador celebró los 25 años de la Denominación de Origen con diversos actos, entre ellos el II Congreso Internacional Ribera del Duero que tuvo lugar en Aranda de Duero.9​ En este congreso se anunció la convocatoria bienal del Premio de Narrativa Breve Ribera del Duero.

Los fenicios, a través de sus comerciantes, introdujeron en la península ibérica las técnicas más avanzadas de cultivo y producción e incluso las cepas más adecuadas unos 1000 años antes de nuestra era.

Varios siglos después, los romanos descubrieron la calidad de los caldos de Hispania. Los vinos de la ribera del Duero eran utilizados para abastecer a los ejércitos y aún hoy en día se pueden encontrar en la zona mosaicos romanos con motivos ornamentales relacionados con el dios Baco, como el de Baños de Valdearados (a 15 km de Aranda de Duero). En la necrópolis del yacimiento vacceo de Pintia (Padilla de Duero, Peñafiel) se han localizado ajuares relacionados con el ritual del vino introducido por los romanos.

Las órdenes monásticas se extendieron por todo el territorio a partir del siglo X, propagando la cultura del vino. En el siglo XII, los monjes procedentes de Císter elaboraban sus propios vinos en Valbuena de Duero.

En 1295, se comenzó a regular la vendimia y desde el siglo XV se comenzó también a controlar la producción y la calidad del vino.

En Aranda de Duero son conocidas sus bodegas subterráneas, que constituyen una red de 7 km de túneles, o galerías, excavados entre los siglos XII y XVIII, que se encuentran en el casco histórico. Y durante la última década ha desarrollado alrededor del turismo enológico varias actividades, como el Centro de interpretación de la arquitectura del vino (CIAVIN).

Desde vinosycavasonline.com hemos tenido siempre un cariño muy especial hacia esta denominación de origen que la consideramos como la cuna de los mejores vinos del mundo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*